Ideas en Salud

¿Qué motiva a un paciente a quedarse con un médico?

  Lo más importante es ser un buen médico, por supuesto, pero hay otros factores para tener en cuenta. Los investigadores de la salud tienen muchas teorías acerca de las cosas que fortalecen el vínculo entre doctores y pacientes: psicología, diseño de consultorios inteligentes,  administración de turnos y todo factor en la retención de pacientes.

 Claro, un consultorio agradable y la eficiencia son maravillosas: ¿a quién no le gusta caminar en una sala de espera moderna y equipada con cómodos asientos y wifi ? Sin embargo, cuando le preguntamos preguntamos a los médicos: "¿Qué es lo más efectivo que hiciste para fomentar la lealtad?"; y a los pacientes: "¿Qué es lo más importante que te hace volver?" Las respuestas fueron sorprendentes. No fueron las grandes instalaciones o las cosas más llamativas las que hicieron el mayor impacto en los pacientes. Lo que genera un vínculo fuerte es el "toque humano" del profesional y de la secretaria.

El desafío de ser cada vez más humanos  
 
  Esta noción puede parecer un hecho dado, pero las presiones del día a  día laboral a veces pueden convertir la atención médica en algo robotizado, dejando a los pacientes con una sensación desagradable que les impide volver. La retención  tiene que ver con la construcción de relaciones, y sin un enfoque personal, los pacientes carecen de esa sensación de conexión con su médico.

  Cuando se trata del contacto humano, no se trata solo de la calidad de la atención, sino también de cómo se administra. No se trata solo de lo que dice una persona, sino de cómo se dice y cómo se cumple. Sí, por ejemplo, una secretaria le indica de la mejor manera al paciente por teléfono que la consulta va a ser rápida y cuando llega al consultorio se encuentra con que tiene mucha demora, se va a generar una molestia por parte de la persona que la hará dudar la próxima vez que quiera tomar un turno.

¿Qué piensan los pacientes sobre el "toque humano"?

“El año pasado tuve que operarme la columna. Estaba llena de miedos y no me decidía por el profesional adecuado. Cuando di con mi cirujano, al instante entendí que era él quien tenía que realizar la operación. Me explico con detenimiento cuál era mi problema, porqué había que operarme, cómo iba a ser la operación y cómo el post-operatorio.
Además, después de realizar la operación, me llamó personalmente al día siguiente, a la semana y después de 15 días. Sentí que realmente estaba preocupado por mi salud y recuperación”.—Fernanda Castallares

  “Mi ginecólogo obstetra es excelente. Lo conozco desde que estaba embarazada de mi hijo hace cinco años. Realmente me gusta por su tono y la forma en que se involucra. Se toma realmente el tiempo para explicar las cosas y para que le hagamos todas las preguntas necesarias. Se acuerda siempre de mí, de mi hijo y de mi esposo; se acuerda que problemas tuvimos y cómo los atravesamos. Después de la última consulta, incluso me pidió que entrara mi hijo para ver cómo había crecido y si se parecía a mi o al padre”.–Josefina A. Gutierrez , paciente

“Vuelvo a mi médico clínico porque se toma el tiempo para sentarse y hacer preguntas que se relacionan con mi estilo de vida en general que pueden afectar mi condición. No me siento apresurado o como si me hubieran hecho preguntas generales de rutina, como si estuviera revisando su lista de tareas pendientes.".—Pedro Quintieri, paciente

  “Mi dentista ha sido nuestro dentista familiar durante décadas y continúa viendo a todos en mi familia, desde mi sobrino que vive en Suiza hasta mi mamá de 90 años. Él es cariñoso y paciente. Nunca apresura nada, está orientado a los detalles. También es directo: si cree que no es la persona adecuada para hacer algo, me recomienda a alguien que sepa que hará bien el trabajo. Él tiene mi confianza absoluta”.—Luisa Salomon, paciente

Si querés saber más sobre uno de los principales canales de comunicación entre médicos y pacientes, leé 👉https://bit.ly/2FySV5c