Ideas en Salud

Según una encuesta que realizamos a mediados del 2018, los pacientes pasan más tiempo esperando en la sala de recepción que en la consultacon su profesional. En algunos casos, incluso, el tiempo antes de la atención llega a representar dos tercios del tiempo total en el consultorio.

 Sabiendo ésto, es fundamental que tengas un consultorio y sala de espera preparados para que tus pacientes pasen tiempo cómodos y, de ser posible, entretenidos. Existen dos tiempos: el real, que pasa el paciente en tu lugar de trabajo; y el percibido, que es el tiempo que siente el paciente que pasó. Éste último se define por la experiencia que tiene en su consulta y lugar de espera.

Algunos tips para mejorar la espera en tu consultorio

  1. Acciones que llevan tranquilidad. Si los pacientes tienen que esperar y no     tienen otra opción, lo mejor es que seas claro, transparente, y puedan al menos saber cuánto tiempo van a tener que hacerlo. Es recomendable tener una pantalla de turnos, donde se vea quién va después de quién en la consulta. Esta es una medida que reduce drásticamente la ansiedad del paciente y puede darle la opción de hacer otra cosa en el tiempo de espera. Otro elemento que puede calmar y ayudar a la espera es una música suave de fondo que no genere ruidos y que acompañe la armonía del lugar. Como dijimos anteriormente, los pequeños detalles pueden marcar la diferencia.
  2. Buscar la comodidad. Si el espacio y el presupuesto te lo permite, poné varias sillas o sillones cómodos y con lugar libre entre ellos. Existen consultorios que están tan sobrepasados de pacientes que incluso las personas llegan a estar paradas esperando. Algo a tener en cuenta es que este tipo de gastos se hacen una vez cada varios años, por lo que te podés permitir gastar algo más para poder ganar en comodidad para tus pacientes. La incomodidad puede llevar a la impaciencia.
  3. Eliminar la televisión. Es normal encontrar en los consultorios una televisión prendida con el noticiero de fondo o algún otro programa. Hay que entender en primer lugar que no a todos los pacientes les gusta la televisión o el programa que en ese momento se está emitiendo. Además, también hay que comprender que la televisión de fondo puede sumar mucho ruido ambiente, lo que genera impaciencia.
  4. Material de lectura. Si bien hoy en día los pacientes suelen prestarle atención a sus celulares cuando están en la sala de espera, es fundamental proporcionarle a las personas material de lectura interesante como revistas, diarios o libros. También es importante ir actualizando ese material para que los pacientes que van de forma habitual al consultorio siempre tengan algo nuevo que leer. Algo que proporciona la lectura es un ámbito de tranquilidad.
  5. Ampliar la visión. Si estás armando tu consultorio y eligiendo qué lugar le vas a dar a cada espacio, es importante que tengas en cuenta las ventanas: proporcionan una amplitud de visión al paciente que se encuentra en la sala de espera, lo que le permite mantenerse tranquilo y entretenido por más tiempo. Además, algo a tener en cuenta es la colocación de plantas verdes cerca de las ventanas, lo que ayuda a conformar un espacio más ameno para los pacientes e, incluso, para la secretaria.
  6. Mantener el orden y limpieza. En nuestra encuesta pudimos descubrir que los consultorios más prolijos y con mejor higiene tienen menos dificultades en contener la impaciencia de sus pacientes. Es algo inherente al ser humano: cuanto más desorden, mayor inestabilidad emocional. Tener a una persona encargada de la limpieza y el orden que una vez por día pueda mejorar la imagen del consultorio es fundamental.
  7. Conectar a los pacientes. Es de gran importancia en un consultorio del siglo XXI que tus pacientes puedan contar con acceso a wifi. Es frustrante pasar tiempo esperando en un lugar que no te permite navegar en internet sin consumir tus datos. El costo económico de tener una señal de wifi no se compara con la comodidad que le podés generar a las personas. Además, otro punto no menor a tener en cuenta es el acceso a la electricidad que tiene el espacio de espera. Cuando pensamos en pacientes podríamos tranquilamente pensar en personas que salen de un día entero en sus trabajos, donde quizás se olvidaron de cargar su celular y necesitan tener en tu consultorio un acceso cercano a la electricidad para cargar sus dispositivos. Estos pequeños detalles pueden marcar la diferencia.
  8. Disminuir el tiempo de espera. Si bien puede parecer algo obvio, disminuir el tiempo real que pasa el paciente en el consultorio es fundamental. Las personas cada vez más llevan vidas agitadas y con muchas tareas. Valorar su tiempo a la hora de atenderse va a tener definitivamente su recompensa. Para lograrlo es importante llevar un control del tiempo que te toma cada paciente y los horarios de inicio y finalización de atención. Con la Agenda inteligente de DrApp vas a tener la posibilidad de saber la demora promedio que tenés de consulta para poder llevar un seguimiento más eficaz.

Recordá siempre que la impresión que se lleve el paciente va a depender en gran parte de cómo se sintió en tu consultorio y, en especial, esperando la consulta. A veces, las cosas que se dejan de lado, las que parecen menos importantes, son las que cambian nuestro día y la percepción que tenemos de nuestras experiencias.