Ideas en Salud

Uno de los problemas que primero se manifestaron en el debate realizado en el Simposio de la Universidad de Buenos Aires (UBA) es la falta de recursos de las universidades de medicina. ¿Cómo se puede avanzar en el uso de Telemedicina si hay médicos que no tienen experiencia con el uso de nuevas tecnologías en toda la carrera?

Para que la práctica de la Telemedicina sea masiva, es necesaria la digitalización de los profesionales, consultorios y centros médicos. Resulta fundamental que se cuente con historias clínicas electrónicas donde se pueda consultar los antecedentes de los pacientes desde cualquier lugar y, además, que se puedan integrar a la herramienta de Telemedicina.

En este sentido, DrApp viene trabajando desde hace tres años en digitalizar los consultorios y centros médicos de todo el país. Mathias Sielecki, CEO de DrApp, dijo: “Creemos que es decisivo para revolucionar la atención médica e implementar Telemedicina en toda la región, que los médicos se digitalicen. Desde la historia clínica electrónica hasta la toma de los turnos online, es importante que la información del paciente esté digitalizada para que sea accesible por los profesionales desde cualquier lugar, en todo momento”.

Con la Telemedicina, como es sabido, un profesional de una provincia puede atender a un paciente que se encuentra en otra o, incluso, en otro país. Uno de los puntos más álgidos del debate surgió al definir los límites territoriales que presenta la matrícula del profesional. ¿Qué debe tomarse en cuenta, el lugar desde el cual está atendiendo el médico o el territorio donde está el paciente?

Ante esta preguntas y dilemas, el abogado Brandolini se expresó: “La matriculación es un tema muy relevante al momento de avanzar en una regulación más específica sobre la temática. Dado que el ejercicio profesional es fiscalizado por cada jurisdicción a través de los organismos competentes a tal fin, el registro y los alcances de la matrícula de sus profesionales sanitarios es jurisdiccional. La situación se agrava si consideramos que el proyecto de nuevo Código Penal establece que se impondrá prisión de un mes a un año y uno a doce días-multa, al que ejerciere actos propios de una profesión para la que se requiera una habilitación especial, sin poseer el título, matrícula obligatoria habilitante y activa, o la autorización correspondiente. La implementación de una matrícula específica para actos de Telemedicina o de una matrícula, por así llamarla, “federal”, podrían ser alternativas a evaluar”.

Según la definición que se tomó en el debate entre los médicos y abogados, debe ser tomado en cuenta el lugar donde se encuentra el paciente y está recibiendo la atención. Pero además se resaltó la necesidad de una matrícula especial para poder realizar Telemedicina.

También se debatió en el Simposio uno de los temas en los cuales más podría impactar la Telemedicina de poder llevarse a cabo de manera masiva: las guardias. ¿Por qué está colapsadas? ¿Dónde está el problema?

Según el médico pediatra Martín Gruenberg, además de la tecnología, debería educarse a los pacientes para que puedan distinguir cuándo ir a una guardia y cuando no: “Es sabido que las guardias, que deberían ser reservadas para consultas de urgencias, son usadas en muchos casos para orientación de problemas o consultas de inconvenientes banales. En ese caso sería muy importante concientizar a los pacientes”.

Ahondando en esta temática y poniendo el foco en la poca disponibilidad, el doctor Agustín Dal Verme sumó: “Las guardias actúan como consultorios. Actualmente hay un colapso claro del sistema de salud donde conseguir un turno o tener un médico que te atienda en tiempo y forma según las necesidades del paciente es muy difícil. Es por eso que las personas recurren a las guardias y terminan colapsadas. Hay muchas personas que no deberían llegar a las guardias y lo hacen”.

Además, Dal Verme dio un ejemplo claro de las implicancias que puede tener este colapso de las guardias en la calidad de atención: “De esa forma la energía del grupo de médicos que está trabajando se centra en atender patologías que no deberían estar viendo. De esta forma, al centrarse en otras cosas, los médicos pierden reflejos para atender patologías que claramente son de guardia como infartos. Creo que la telemedicina es una manera interesante de paliar esos problemas, si bien creo que también los consultorios externos en general deberían estar mejor manejados de forma tal que haya mayor disponibilidad médica. Es un problema grave”.

Conclusión

Luego de escuchar en el debate a profesionales, abogados y expertos en tecnología orientada a la salud, se pudo sacar la conclusión que es necesario que la Telemedicina sea apoyada desde varios ámbitos al mismo tiempo.

En primer lugar es necesario que los futuros médicos tengan contacto con la tecnología desde el momento en que se encuentran en la carrera de medicina.

En segundo lugar debe fomentarse la digitalización del trabajo del médico para que sea más simple y segura la implementación de la telemedicina, así como también una herramienta de comunicación exclusiva para la atención médica que proteja datos.

En tercer lugar, resulta fundamental la conformación de un equipo de profesionales experimentados que puedan indicar los límites del uso de la Telemedicina. En qué casos puede utilizarse y en cuáles no, teniendo en cuenta que cada especialidad médica es distinta, y poniendo en primer plano la importancia del exámen físico.

Acerca de lo discutido, Luciano Allegro, moderador del debate, concluyó: “Lo que se debatió hoy, definitivamente, sentó las bases necesarias para que la Telemedicina se desarrolle en todo el país. Puestas estas necesidades sobre la mesa, solo nos queda trabajar entre todos los actores de la salud para poder hacer realidad, de una manera responsable, el uso de esta nueva herramienta que conecta médicos y pacientes”.

Para poder ver más de nuestras notas, ingresá a https://blog.drapp.com.ar/