Ideas en Salud

Las redes sociales y las nuevas tecnologías se presentan como herramientas decisivas en las relaciones personales, y el mundo de la atención médica no es ajeno a esto. Entre los médicos y los pacientes median diversos dispositivos y medios de comunicación que permiten una mayor cercanía entre ambos.

Según una encuesta realizada por DrApp, el ​89% de los médicos en Argentina utiliza o utilizó Whatsapp para consultas​. De esta forma, la aplicación de mensajería se muestra como un medio de comunicación fundamental en los consultorios. Así mismo, esto no quiere decir que con el gran uso de Whatsapp vengan solo facilidades: también existen diversos problemas causados por el fácil acceso que tienen los pacientes a sus médicos de confianza.

Problemas del abuso

En la actualidad, muchos pacientes no aceptan la idea de no tener un contacto directo con su médico de confianza cuando y como quieren. Esto suele verse sobre todo en las personas que recurren a pediatras: al tratarse de la salud de sus hijos, quieren poder realizarle consultas a su médico en cualquier momento, y es por eso que suelen pedirle a los profesionales su teléfono personal "por si las dudas".

También están los casos inversos, donde los médicos, después de algún tiempo de confianza con determinado paciente, le da su número de celular por si debe afrontar alguna emergencia. El inconveniente está en que el concepto de "emergencia" es claramente subjetivo. Sumado a esto, la encuesta realizada por DrApp arrojó que el 21 por ciento de los profesionales intentó monetizar las consultas por Whatsapp a través de una aplicación, pero los pacientes no están dispuestos a pagar por ese servicio. La ecuación es simple: más tiempo de trabajo por menos ingresos.

Una de las mayores molestias que deben afrontar las secretarias en los consultorios es la cantidad de pedidos de turnos que reciben por Whatsapp, lo que les genera una cantidad de chats innecesarios y una perdida de tiempo de trabajo significativa. Incluso puede llegar a generar una molestia por parte del paciente si no llega a recibir una respuesta rápida de la secretaria para darle el turno que está buscando.

Según el estudio realizado por DrApp, la mayoría de las consultas que reciben los médicos por Whatsapp, a través del chat y de la videollamada, son fuera del horario de consultorio, por lo que encuentra al profesional muchas veces descansando en su casa o de camino a ella, generando un mayor cansancio y estrés. En los mensajes enviados por Whatsapp se destacan las imágenes de estudios realizados por los pacientes.

Testimonios

Ramiro Seijas Cacace​ (Clínica Médica; MMN: 1435): “Siempre utilizo el chat de Whatsapp con mis pacientes. Creo que es una buena herramienta si el profesional sabe usarla: saber dar las respuestas indicadas y que no generen cinco preguntas más. Es importante hacerlo solo con los pacientes que conocés bien y que te van a transmitir las cosas de una buena manera y no van a abusar de la consulta por chat. Igualmente creo que los límites tanto de consultas como de horario, los pone el médico. El inconveniente que me trae es que no puedo monetizar las consultas que realizo por Whatsapp. Antes no le prestaba atención, no lo valoraba, pero ahora me doy cuenta que ese tipo de chats tienen un valor real”.

Claudio Poggi​ (Ginecología, Obstetricia, Cirugía Ginecológica; MMN:  : “Al ser ginecólogo y obstetra me llegan consultas por Whatsapp constantemente. En general me resulta molesto porque los pacientes no suelen tener filtro: consultan a cualquier hora y por cualquier motivo.  En general las personas no suelen fijarse en los horarios en los que hacen las consultas, por lo que muchas veces me encuentro en mi casa con mi familia en esos momentos. ”.

Angel Gustavo Appiani​ (Cirugía Plástica; MMN: 101056): “Tengo consultas todo el tiempo con mis pacientes por Whatsapp, salvo los que son de primera vez. Muchas veces, cuando alguna persona se está por operar conmigo, le pido que me envíe estudios por Whatsapp para poder adjuntarlo a la historia clínica electrónica. Me llegan muchas consultas de pacientes de primera vez por este medio, pero las tengo que desestimar porque no tengo información de ellos como para darles una respuesta a lo que me preguntan”.

Edgardo Guillermo Ratinoff ​(Ginecología, Obstetricia MMN: 42343): “Uso bastante el Whatsapp con mis pacientes. Sobretodo para que me envíen las imágenes de los análisis y ahorrarse el viaje al consultorio. También tratan de pedirme turnos porque ven en mi página de turnos online que tengo todos los horarios completos o me mandan fotos.  Creo que Whatsapp es algo que nos facilita el contacto con nuestros pacientes, aunque a veces pueda traer molestias por los horarios en los que me hablan. Igualmente soy un médico con muchos años de experiencia, y tengo pacientes a los que conozco hace 20 o 30 años, por lo que les doy mi número para que me puedan consultar si llegan a una guardia o tienen alguna duda”.

Patricia Veronica Vercelli ​(Ginecología; DNI: 13.749.073): “Todos los días recibo consultas por Whatsapp. Para los pacientes es la nueva modalidad para comunicarse. Lo bueno es que nos da la posibilidad de estar más cerca de las personas; lo malo es que muchas veces es como si te tuviesen en la mesita de luz y te consultan por cualquier cosa. Además de que para ellos no tiene ningún costo, por lo que es casi como si tuviesen un médico disponible las 24 horas. Recibo consultas desde urgencias hasta cosas sin mayor importancia. Hay pacientes que me consultan por Whatsapp algo que les sucede y cuando le digo que pasen por el consultorio no lo quieren hacer”.

María Solis​ (Nutrición, Medicina familiar; MMP: 17417): “Mis pacientes tienen controles frecuentes conmigo y suelen mandarme preguntas por Whatsapp cuando no pueden venir a una consulta. También tengo pacientes a distancia, con los cuales tener la posibilidad de un chat es fundamental.  El Whatsapp no me genera problemas porque a mis pacientes ya les dije que solo contesto cuando puedo. No doy respuestas inmediatas. El único inconveniente es que las consultas por chat siempre terminan siendo gratuitas”

Siempre hay una solución

Ante este panorama de consultas descontroladas a través de Whatsapp y de la necesidad de los pacientes por comunicarse de forma directa con sus médicos, ¿qué se debe hacer? ¿Se les tiene que negar el acceso a tener un chat con su profesional de confianza?

Lo mejor en estos casos, ante los avances y las mejoras en tecnologías de la comunicación, es encontrar un punto de equilibrio en el cual los médicos puedan brindarle una mejor atención a sus pacientes sin la necesidad de relegar tiempo de descanso o de recreación. Para esto, es fundamental acotar el horario de respuesta a través de Whatsapp y, a su vez, optimizar ese tiempo para llegar a mayor cantidad de respuestas con una mejor calidad.

Entonces resulta indispensable contar con las historias clínicas electrónicas de todos los pacientes para poder consultarlas desde cualquier lugar de forma rápida y práctica. De esta forma, DrApp se presenta como un complemento clave en el trabajo del médico. Gracias a la plataforma de salud digital los profesionales pueden ver la historia clínica electrónica de los pacientes desde tablets o celulares.

"Poder revisar la historia clínica electrónica, para realizar consultas por Whatsapp, es fundamental. Muchas veces los pacientes que consultan están realizando un tratamiento y no recuerdan que están tomando. Entonces, en esos casos, poder acceder a la información del paciente es necesario. No solo porque le das la mejor respuesta al paciente, si no porque además reduce el chat, al tener que hacerle menos preguntas a la persona", dice Ramiro Seijas Cacace.

La historia clínica electrónica de DrApp, además, permite adjuntar los archivos que los pacientes envían por Whatsapp, ya sean imágenes simples o estudios realizados. Lo que esto hace es reducir el tiempo que le lleva al médico la consulta por el chat, porque en vez de esperar a ir al consultorio para agregar las imágenes, lo puede hacer en el momento desde el celular o tablet que tenga cerca.

Claudio Poggi, dijo que: "me resulta muy práctico tener las historias clínicas electrónicas, porque me permiten acceder a la información de quien consulta en el instante y desde el mismo dispositivo. Incluso me sirve cuando voy a la sala de parto a ver a una paciente. Como no puedo recordar toda la información, llevo mi celular y, con él, la historia clínica electrónica".

Para comenzar a digitalizar tus historias clínicas, podés contactarte con nuestro chat de soporte desde 👉 www.drapp.com.ar